Bryson in love

Es viernes por la noche. Me tomé una copa de vino tinto mientras cenaba con mi mujer. Me senté a ver el torneo del PGA TOUR por televisión y ahí empezó a torcerse mi viernes noche. Los comentaristas del canal de golf de Movistar me amargaron la noche. La poca coordinación entre ellos, el intento de uno de ellos por hacerse notar y la falta de criterio eran insoportables. Caramba, que nervios me he cogido.

Bryson Dechambeau

Me empezó a chocar cuando uno de ellos hablaba y el otro no le hacia ni caso, vamos, que no le respondía a muchos de sus comentarios, pero el primero insistía. Parecía crecerse y buscar al otro, pero ante la inconsistencia de sus frases, el segundo no podía interactuar. La gota que colmo mi paciencia fue cuanto el primero de los comentaristas se empeño en criticar a Bryson Dechambeau. Después de muchas aportaciones insustanciales, decidió que era buen momento para decir que el jugador que actualmente domina el mejor de los circuitos de golf profesional es lento, pega demasiado largo y no durará mucho tiempo a este nivel. ¡Por favor! Aquí ya tuve que ir a por mi ordenador y escribir mi crítica. 

Tenemos un jugador capaz de cambiar, de adaptarse y de evolucionar. En definitiva, de hacer crecer, o por lo menos intentar hacer progresar este deporte. En mi opinión, el golf esta cambiando. No entiendo el miedo a que un jugador le pegue muy fuerte. ¿Acaso hemos tenido miedo a que Lebron James haga mates muy fuertes o a que Usain Bolt corra muy rápido? Deportistas como estos han hecho sus deportes más atractivos, más populares. Imagina una NBA sin que Curry pudiera meter triples desde el parking ¿Estamos locos o qué? Me llamó especialmente la atención cuando este comentarista insistió en que el swing de Dechambeau era para pocos años, que no le duraría para siempre ¿Y qué? Puede que algo este cambiando y que las carreras profesionales de golf pasen a ser más cortas. Menos años a más nivel, para más espectáculo ¿Por qué no? Me parece una reflexión interesantísima. 

El golf puede estar acercándose a otros deportes. Los jugadores empiezan a destacar antes. Tenemos cada vez más jugadores de “veintipocos” que ganan torneos. Igual empezamos a ver jugadores que se retiran antes porque ya han ganado no se cuantos grandes, han sido número uno del Ranking mundial y son archimillonarios. Y por encima de todo, no olvidemos que en el golf gana el que menos golpes hace. Juegue lento, largo, por bajo o por alto.

Respeto todas las opiniones, pero me superan los comentaristas deportivos cansinos, sin recursos y que no dominan la materia sobre la que están hablando. Los que nos ponemos a ver el torneo de golf el viernes por la noche, nos sentamos a ver un espectáculo deportivo (de los más espectaculares que existen por muchos motivos) no nos sentamos a ver el torneo senior de club. ¡Dame alegría! No me amargues la noche, joder. Imagina que le pidiéramos a Rafa Nadal que corriera menos o que no le diera tan fuerte a su revés. ¡Por cierto! A ver si Rafa gana otro Roland Garros. ¡Vamos Rafa!

2 comentarios de “Bryson in love

  1. Totalmente de acuerdo,es infumable ese comentarista,entre las tonterías que suelta cada minuto,y la publicidad que es un bombardeo constante en un canal de pago,a veces he pensado en cancelar Movistar,pero hay otros comentaristas buenos,y no deben pagar justos por pecadores,me sumo a su crítica

  2. Pingback: Real Club de Golf de Las Palmas 1891 - Soy lo que entreno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *