TAYLORMADE DRIVING RELIEF 2020

TAYLORMADE DRIVING RELIEF: Lo bueno y lo malo

TaylorMade Driving Relief

El TaylorMade Driving Relief se ha jugado el domingo 17 de mayo de 2020 en Seminole Golf Club, Juno Beach, Florida. Para todos los aficionados al golf, algo emocionante, ya que era el primer “torneo” de golf retransmitido en directo desde que comenzara esta crisis causada por el COVID19. Un partido por parejas; se enfrentada Rory Mcllroy y Dustin Johnson contra Rickie Fowler y Mathew Wolff, bajo la atractiva modalidad de Skins Game. Además, por una buena causa. Todo lo recaudado se destinará a acciones benéficas a favor de paliar los daños causados por la pandemia.

Lo que me gustó del TaylorMade Driving Relief 

Seminole Golf Club

Hubo muchas cosas que ayer me hicieron pensar y que me gustaron de este partido de exhibición.

  1. Jugadores con micro puesto. Siempre es muy interesante escuchar lo que los deportista expresan mientras están en el campo: Qué comentan después del mal o buen golpe. Qué hablan entre los compañeros de partido, o con el arbitro, etc…
  2. Pantalón corto. La imagen que daban ayer los cuatros jugadores por el campo era muy cercana, amigable y deportiva. Cuatro deportista en un estado físico formidable (aunque se veía que alguno se había pasado de calorías durante las últimas semanas) y con esa indumentaria (Salvo los zapatos de MW y el polo de RF), hacían del golf un deporte más cercano. Esto es importante para crear afición, y me gustó.
  3. Cada uno cargando su bolsa al hombro. Igual que el punto anterior, imagen cercana, amigable y deportiva. Nos hace falta esto en el golf. También me gusto el uso de los medidores de distancia. Soy partidario de la introducción de estos dispositivos en los torneos profesionales.
  4. El campo, Seminole Golf Club. La finca donde está ubicado ese recorrido es espectacular. Pegado al mar, con terreno muy arenoso y con un diseño exigente. Hacia de él un buen reto para los jugadores.
  5. Ayuda benéfica. Se recaudaron más de cinco millones de dólares durante este partido de exhibición. La obra benéfica que realiza el PGA Tour en Estado Unidos es enorme. Creo que el deporte Norteamericano en general. Desconozco si en otros países también se hace, pero lo que hacen los “Yankees” en este aspecto es digno de alabar.
Rory haciendo uso de su medidor

Lo que no me gustó del TaylorMade Driving Relief

También hubo cosas que me despertaron sensaciones negativas, sobre las cuales creo que es importante detenernos.

  1. Retransmisión televisa de bajísimo interés. Este “espectáculo deportivo” solo se lo pudieron tragar los grandes aficionados al golf con un mono de directo muy alto. La retransmisión era lenta, tediosa y aburrida. ¡Normal! Mucho tiempo en el que los cuatro jugadores estaban caminando hacia sus bolas. Los agentes implicados en esto deben buscar formas de llamar la atención y de crear espectáculo televisivo con el golf. Creo que nuestro deporte tiene muchas cualidades con las que se puede trabajar. 
  2. Jugadores en baja forma. Acostumbrado a ver a estos cracks en los grandes torneos se me hizo raro ayer verlos tan imprecisos y faltos de acierto. Creo que en parte se debe a la escasez de competición de las últimas semanas, pero también a la falta de motivación. Si ayer hubieran salido a jugar una vuelta del The Players, hubiéramos visto otra cosa.
  3. Pues no sé si el campo me gusto. La finca era espectacular, el recorrido exigente, pero no estoy seguro de que fuera bonito a la vista del telespectador. Las calles excesivamente anchas y la escasa vegetación lo hacían raro en algunos momentos.

¡Ah! Se me olvidaba, también me gustó volver a ver los Bombazos que suelta Rory desde el tee de salida. Es espeluznante como le pega al driver: Fuerte y recto. Aunque no fue el que ganó los hoyos de drive más largo. Los dos premios de potencia se los llevo Mathew Wolff.

Por último, creo que necesitamos más formatos diferentes en el mundo de golf. Que sean atractivos, dinámicos y divertidos. Y si pueden ser benéficos, mejor que mejor. Pero que sean retransmisiones que los aficionados al deporte, no digo al golf, digo al deporte, quieran ver por la televisión.

Fowler con su bolsa de palos al hombro

Si quieres registrarte en nuestra escuela on line de golf de forma totalmente gratuita, hazlo rellenando el siguiente formulario:

2 comentarios de “TAYLORMADE DRIVING RELIEF 2020

  1. La retransmisión me pareció bastante buena para los medios que tenían ya que si no recuerdo mal se hizo con 6 cámaras y una para planos. Fue una retransmisión muy en la línea de cuando uno ve los partidos estelares en PGA Tour live. Y eso también, nos lleva a otro punto, que no es otro, que cuando ves todos los golpes de 4 jugadores del tour, tienden a fallar más de lo que tenemos en nuestra mente, porque cuando vemos una retransmisión normal del PGA TOur, sólo vemos los mejores golpes, de los jugadores que están jugando bien ese fin de semana…y a poco que fallen, ya no los vuelves a ver, un cierto sindrome del productor… Si sólo hay cuatro jugadores, ves todos los golpes..:Eso sí, también nos permite ver mucho mejor sus capacidad para recuperar y pegarse al campo

    • Estoy de acuerdo, Ovidio. También pensé en eso cuando estaba escribiendo; hemos visto todos los golpes de los jugadores, por eso hemos visto más fallos. Aún así, a DJ lo vi un poco «pasota» dentro de pasotismo habitual, jejeje. Gracias por tu comentario! Muy interesante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *