El swing de golf ¿ Es igual sin bola que con bola?

Podría asegurar que todas las semanas escucho la siguiente afirmación de boca de alguno de nuestros alumnos o de algún usuario del tee de prácticas:

“ No entiendo porqué hago el swing sin bola perfecto y con la bola no me sale”

Yo , hace un tiempo, pensaba que esto era imposible. Siempre que alguien me decía esto le decía: “ No es que lo hagas bien sin bola y con bola no, sino que como no golpeas la bola no ves el resultado de tu ejecución, pero tu swing es exctamente igual de bueno o…de malo”.

Lo cierto es, que con la experiencia, me estoy dando cuenta de que no es imposible, sino que es la norma. Y que los golfistas, deberíamos aspirar a que nuestros swings sin bola y con bola fueran lo más parecidos posible.

No obstante, debo comentar que si hay casos en los que el swing sin bola es igual de desastroso que con bola. Estos casos, son los de aquellos jugadores que no tienen ningún concepto de técnica de movimiento de golf o de aquellos que su concepto de técnica es equivocado. Siento lo que voy decir a continuación: “ Estos jugadores están condenados a autoengañarse de por vida y a una frustración deportiva casi enfermiza”.

No he visto a nadie que haga un swing con bola incréible y ejecute un auténtico desastre sin bola ¡ Ojo que no me estoy equivocando! Lo escribo de esta manera para que nos demos cuenta de lo que hay detrás de la pregunta que planteamos en el título de este artículo. Una vez más, estamos hablando de APRENDIZAJE.

Para mi la técnica, es un concepto. Ese concepto debe ser entendido,comprendido y almacenado en nuestro cerebro. Después este concepto debe ser ejecutado por nuestro cuerpo, debe ser traducido en movimiento.

Por lo tanto, debemos aprender a nivel conceptual y a nivel motor. Y,en mi opinión, este es el orden. Primero debo conocer las instrucciones precisas que debo mandar a mi cuerpo y después entrenar a este para que las ejecute.

Aquí esta la clave. Como enseño a mi cuerpo a ejecutar la idea que tengo en mi cerebro cuando estoy delante de la bola, como conecto mi mente con mi cuerpo, como construyo esa conexión. ¡Importante! la ideas que tienes en tu cerebro deben ser física y geométricamente correctas, sino la bola seguirá saliendo igual de mal.Duro, pero cierto.

Tenemos alumnos que llevan 6 meses entrenando con nostros, son técnicamente buenísimos y, literalmente, no la rascan ¿ es esto posible? Totalmente.

Estos alumnos son capaces de explicarte el swing con bastante precisión e incluso realizar un swing sin bola técnicamente buenísimo, pero… cuando van a golpear la pelota se transforman y, efectivamente, el swing con bola no tiene nada que ver. Sin duda ,aquí está el reto, tanto para el alumno como para su profesor.

Cuando practicas el swing sin la bola ¿En qué enfocas tu atención ? En el swing, en sentir tu cuerpo, el movimiento del palo, en definitiva, te centras en ti mismo hacia tus adentros ¿Y cuando pones una pelotita delante? Pues… en la puñetera pelotita ¿ Verdad?

Probablemente, no sería una idea descabellada tratar de centrarte en ti mismo , en tu swing y en como te mueves, cuando vayas a pegarle a la pelota, independientemente del resultado, independientemente, de cómo golpees la bola de golf. A lo mejor así, consigues que, por lo menos, tu swing sin y con bola se parezcan.Con el tiempo incluso puede que hasta golpees bien la pelota repetidamente.

A la hora de golpear la pelota el jugador se transforma. Tanto ellos como ellas sacan al increíble Hulk que llevan dentro, el elegante swing de golf se convierte en la embestida taurina más bestial.

Le dan al play , pulsan el intro y la orden de golpeo se ejecuta, el cerebro manda la orden al cuerpo,pero… ¿ qué orden? La que está programada en el sistema influida por las emociones de ese instante, que a su vez están generadas por lo pensamientos del momento y las creencias que tengamos arraigadas: la voy a reventar, no llego a los 100 metros,siempre se me van la derecha, si fallo el golpe subo de handicap, ¡ay dios mio! a ver donde la mando, no mejoro, yo deberia llegar más lejos…y todo lo que os podaís imaginar.

Programar el sistema es clave para que cuando le des al play la orden se ejecute correctamente. Para poder llegar a golpear la pelota sin pensar, primero hay que programar y para programar hay que pensar, hay que meter los datos en el sistema. Nuestro cerebro debe conocer y comprender el swing , nuestro cuerpo sentir cada movimiento.

Normalmente, una vez golpeada la pelota es como si nos despertaramos súbitamente de un sueño tras haber recibido un cubo de agua fría en toda la cara, sin recordar los que estabamos soñando. No nos hemos dado cuenta de nada de lo que ha sucedido ni dentro ni fuera de nuestro sueño. Nos despertamos y lo único que vemos es una pelota alejandose, a veces no mucho, y en la mayoría de ocasiones no hacia donde nos hubiera gustado.

Para programar nuestro cerebro debemos golpear la bola totalemente depiertos. Debemos ser plenamente conscientes de todo lo que sucede durante el movimiento. Repetir y repetir las ordenes precisas a nuestro cerebro para que este las conecte con nuetro cuerpo, como si estuvieramos enseñando a volver a andar a alguien que se está recuperando de un duro accidente.

Ser plenamennte consciente de todo el swing para, algún día, poder sumergirnos en el sueño, entrar en el verdadero trance, en el no pensar de los buenos golpes, pero para ello, insisto, hay que programar, hay que pensar.

Si tenemos claro que tenemos que aprender, enseñarnos y programarnos a nosotros mismos, la pregunta ahora sería ¿Cómo?

Las claves para esta respuesta eson la velocidad, el enfoque atencional y el ajuste emocional.

Te apuntas a clase de baile. Te encantaría bailar al ritmo de la música con elegancia y fluidez, pero primero debes conocer pasos: 1,2,3…1,2,3… Los primeros días los haras despacito y pensandolos. Con la práctica los irás encadenando cada vez con más velocidad; hasta que un día, bailaras a la ritmo de la música sin pensar, porque estas programado para bailar. En el golf podría suceder de la misma manera ¿ No crees?Entonces, porque desde el minuto uno todos queremos hacer el swing rápido y sin pensar.

Si quieres aprender algo deberías enfocar tu atención en aquello que quieres aprender. Te sigo haciendo preguntas. Qué crees que debes aprender, a golpear bien la pelota o el movimiento que te permitirá golpear bien la pelota. Entonces,en qué debes centrar tu atención, en cómo sale la pelota o en como te mueves para golpearla. Parece una obviedad pero no veas como embauca la redondita hija de puta.

Se que te gustaría mandarla muy lejos, se que te gustaría que salieran todas bien, se que piensas que deberías mejorar mucho más rápido, se que te preocupa a donde puede salir disparada la bola y también se que estos pensamientos y creencias te generan ansiedad y miedo. Te desconectan de la realidad, del presente, por lo tanto, influyen en tu tarea, programarte para hacer un swing de golf. Estas emociones son destructoras del proceso de aprendizaje y del propio movimiento. Por lo tanto, que más da donde vaya la puñetera pelotita, ya saldrá , ya llegarás, tú estas en lo que estás.

Comprende el swing, centrate en aprenderlo y programarlo dentro de ti,hazlo a una velocidad que puedas pensar y darte cuenta de lo que haces, acepta que todo lleva su tiempo , que da igual que salga la bola para todos lados, que da igual que no vaya lejos y ten esperanza que el día menos pensado golperaras con un solo Play.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 comentarios de “El swing de golf ¿ Es igual sin bola que con bola?

  1. Primero dar la enhorabuena a Javier por el artículo publicado.
    Haciendo una revisión de la bibliografía sobre el «Swing», Gay Hendricks psicólogo y director del Instituto Hendricks y la Academia para el Golf y los Negocios, en su libro «El mejor swing», donde pone en conocimiento los tres secreto del swing: compleción, balanceo fácil-agradable-divertido que produce una sensación natural y orgánica, Interacción con la bola como medio de aprendizaje y no como proyectar ilusiones.
    El segundo secreto, comenta «Ken Venturi».- «¿Por qué nuestros swings de práticas son los mejores swings?. La respuesta que aporta a dicho problema es que no pensamos en la bola, sino en el movimiento».
    Pienso que la compleción en el swing de práctica es el swings en sí, mientras que cuando tenemos la bola delante la compleción acaba con golpear la bola y no con el balanceo del swing.
    Un saludo

    • Muchas gracias Julio. Yo empecé a darme cuenta de esto cuando empecé a grabar los swings de prácticas de los alumnos. Está claro que la bola distrae de hacer el propio swing, por lo que yo creo que hasta que nuestro cerebro no esté programado no podemos dejar de pensar en él, aunque al principio reste fluidez. Un saludo

    • Gracias por tu comentario Hugo. Sin duda queda mucho trabajo, las respuestas nos están claras pero por plantearse las cosas empieza el camino ¡jeje!
      Me alegro que los hayas encontrado interesantes. Cualquier cosa que quieras apórtanos
      serán bienvenidas.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *