La vuelta al juego (Septiembre de 2017).

Hace 4 años decidí que no iba a jugar en un campo de golf y mucho menos una competición.

No me lo pasaba bien jugando porque no aceptaba mi nivel de juego y no me lo pasaba bien compitiendo, simplemente por no lo estaba haciendo.

Por muy competitivo que uno se piense, sólo lo es si se tiene las habilidades que requiere ese nivel de competición.

No es lo mismo apuntarse a un torneo con opciones reales de ganarlo,  que hacerlo con la esperanza de que se te aparezca Sant Andrews y te ayude.

Debes adquirir el nivel de competición antes de inscribirte, si no quieres depender de los astros, los santos o tu angel de la guarda.

Adquirirlo no significa que en alguna ocasión hayas sido capaz de bajar el par tu campo. Deberías  tener una media de golpes, en vueltas de entrenamiento, en diferentes campos, que  te lo certifiquen.

Si para tener opciones de  ganar un  torneo sabes que debes tener una media aproximada de uno o dos golpes bajo par por día, pues ya sabes lo que tienes que conseguir antes de apuntarte.

 

El pasado mes de septiembre, decidí apuntarme al Campeonato de Canarias de Profesionales. Tenía ganas de probarme.

Todavía no había conseguido el toque de bola que quería, aunque si había reducido mucho la dispersión de los golpes. También había logrado superar lo yips en el putt, que durante tantos años me ha hecho pasarlo mal en el campo.

Yo creo que esto último fue lo que me precipitó  a inscribirme ¡ Necesitaba probarme con el putt!

Realmente, me salté mi plan. Me había jurado a mi mismo que la próxima vez que me apuntara a un torneo, sería porque estaría seguro de que tenía opciones de ganarlo y no lo hice así.

Me apunté sin tener una media de golpes bajo par y, peor aún, en 4 años sólo había jugado 3 vueltas en el campo +1,+3 y un pro-am.

Jugué una vuelta de entrenamiento el día antes en el campo donde se disputaría la prueba, el Real Club de Golf de Tenerife. Me sentí muy incómodo en el campo. El 90% de las veces  que tiro bolas, es en plano y en felpudo; los campo de golf son de hierba y no son precisamente planos.

El primer día de juego me pasó un tanto de lo mismo, pero con el añadido de la competición. Ese día los golpes importaban y el resultado también. Aunque a  mi lo que realmente me molestaba, era no estar tocando la bola como yo me había prometido que lo haría la próxima vez que apareciera  en competición.

Como aspecto positivo  de esa primera ronda, debo destacar  que  no me dejé ningún putt corto por yips. Sin embargo, mi actitud hacia el juego fue de abandono total, no luché nada, simplemente naufragué hasta el hoyo 18 deseando volver al hotel y volverme a casa.

Esa noche en la habitación estuve hablando con mi chica, que me acompaño durante los 18 hoyos, sobre mi lamentable actuación de ese día. Estuvimos viendo los videos que me había sacado y ella me comentaba sus impresiones sobre lo ocurrido.

Sobre sus comentarios como caddie primeriza voy a destacar lo siguiente: ” Como les puede gustar estar golpeando una pelotita durante casi 5 horas pasándolo mal,con cara de cabreados y deseando estar en otro lado”  Tenía razón, su afirmación era el resumen perfecto  de mi actuación  ese día.

Un mal resultado nunca es lamentable si se ha peleado hasta el último golpe, una mala actitud siempre lo es.

Yo tenía  un plan de juego para este torneo. Era muy sencillo: ” Salga bien o salga mal,  yo voy a hacer la rutina que he entrenado antes de cada golpe, del primer hoyo al último” Bueno…en el hoyo 4 ya estaba cabreado por como estaba tocando la bola y no fui capaz de ceñirme al plan.

El segundo día de torneo salí a entrenar. Me planteé una rutina pre-golpe que incorporara sensaciones para corregir lo fallos que habíamos visto en los videos.

Iban pasando los hoyos y yo entrenando. Mis compañeros de partido me decían: ” Javi, llevas un vueltón. Si te llegan a entrar esos dos putts….” Mi respuesta era: ” No estoy pensando en eso, me da igual, la verdad” Así fué hasta el hoyo 16, donde iba cuatro golpes bajo par.

Fue en la salida de ese hoyo cuando el resultado me empezó a importar y , por lo tanto, a  afectar a mi plan.

Ahora me decía : ” Hasta aquí te ha dado igual el resultado, pero si lo mantengo puedo remontar un montón de puestos e incluso recuperar la inversión que hice en el viaje”

El hoyo  16 del Peñon, es un par 3 terrorífico capaz de arruinar cualquier ilusión de grandeza. Este es un green defendido por un bunker a la izquierda y una caída libre a la derecha. Pues bien, lo convertí en un par 4. El bogey era un buen resultado. Apunté al bunker  y  allí fué. La saqué, casi emboco el putt para par y me encaminé hacia los dos últimos hoyos del campeonato  con tres bajo par.

 

Sinceramente, hubiera firmado  ese resultado allí mismo, pero quedaban dos hoyos por jugar. Finalmente, entregué una tarjeta de -3 tras haber estado apunto de embocar para birdie en lo que me quedaba de recorrido.

Puedo decir que me quedé satisfecho con mi última vuelta, la clasificación obtenida y , sobre todo, con todo el aprendizaje que  supuso.

Apuntarme me ha hecho espabilar, darme cuenta de muchas cosas , que no de haberlo hecho hubiera tardado más tiempo en hacerlo. Me salí un poco de mi zona de confort  y eso me hizo reaccionar.

Sigo con mi plan y ya iré escribiendo explícita o implícitamente sobre las modificaciones que voy haciendo. Aquí te dejo unas cuantas ideas:

  1. Ser competitivo es tener el nivel para competir.
  2. La media de tus resultados en vueltas  de entrenamiento debe ser  el que necesitas para competitivo.
  3. Elabora un plan de acción y se fiel a él. Esto no quiere decir que no lo puedas modificar si detectas alguna posibilidad de mejora.
  4. Cuida y entrena todos los aspectos del juego. Ponlo a prueba  en el campo con regularidad.
  5. Planifica tu temporada de competiciones, no hay que jugarlos todos. Es preferible estar muy bien preparado para los que juegues.
  6. Trabaja en una rutina pre-golpe y se fiel a ella hasta el final. No te distraigas con el resultado de los mismos.
  7. Un mal resultado nunca es lamentable si se ha peleado hasta el último golpe, una mala actitud siempre lo es.

 

 

11 comentarios de “La vuelta al juego (Septiembre de 2017).

  1. Gracias Javi.. hoy he jugado la ryder y parece que me has visto.. últimamente tiendo a enfadarme y perder con mucha facilidad la paciencia… me cabreo y me pegan to como es posible que falle esto “cojo…” que esto lo hago bien siempre… y también me ha dado que pesar… yo puedo sacar más de mi si juego calmado y por supuesto entrenando y crear una rutina pre-golpe que a veces no se ni como he puesto ni recuerdo como he impactado a la bola.. así que me verás más por la zona de práctica.. y dile a Oscar que no me he equivocado con el tee del 1.. jajaja un saludo y gracias compi!! Y a ver si jugamos una partida en las palmeras los 3 que me apeteceicu!! Un saludo amigo!! ️

    • ¿ Te has sentido identificado? jajaja! Si eres capaz de autoanalizarte… ¡Genial!.Ahora, a trabajarlo para mejorar. De principiante a jugador de Ryder en solo unos meses¡¡ Ufff!!! Meteórico!jajjaja! No vemos por el campo. Ya organizamos ese partido. Un abrazo

    • Ahora que sé que lees el blog con atención, incluso que lo comentas y te sientes identificado, no te volveré a gastar esa broma. Todo mi respeto, amigo. ¡Me apetece ese partido!

      • Jajajajaja siga usted gastándome esas bromas eh… así que cuando quieran nos echamos esa partida un abrazo pa los dos.. pd: cuidado que ayer tiré dos cestas de bolas eh.. jajaja

  2. Hola!
    Como sabes, sigo vuestro blog porque me gusta el golf y porque vuestra pluma es real, transparente, con la cual me identifico.
    En primer lugar, mi más sincera enhorabuena por el paso adelante, siempre y en cualquier caso positivo, bajo mi punto de vista.
    Opino que casi siempre las expectativas son los “demonios” de nuestras conductas, las cuales están motorizadas por unos objetivos proyectados sobre un plan de acción, algo que parece fácil y sin embargo no lo es. Peeeeeeero…resulta que no podemos olvidarnos de todas las variables, que, a modo de factores externos, pueden retorcer lo que hemos preparado con tanta ilusión y motivación. Tenerlos en cuenta como parte de ese plan, es tan importante como el plan en sí mismo.
    Muchísimo ánimo para la próxima vez, y sobre todo, que no menos importante, continuar con la misma ilusión que siempre proyectas.
    Un abrazo desde Cantabria Infinita!
    Charo Urquiza.

  3. Javi, excelente relato. Estoy convencido de que si no lograr vivir de la competición te queda un gran futuro en la escritura…. He disfrutado su lectura.
    Desborda cercanía, humildad y demuestra un gran ejercicio de auto reflexión…. casi de desnudez…. que en estos tiempos no abundan. En fin, en el próximo torneo al que te apuntes no olvides – por favor- meter
    papel y bolígrafo junto a los palos. Si no llegan los “bajo par” seguro que traeran unas buenas lineas para tu blog …
    Mucha suerte Con el nuevo reto!

    • Muchisímas gracias Jose. Tu comentario ha sido auténtico dopaje para seguir escribiendo. Un abrazo fuerte pare el aguacateam.

  4. Me gustan tus reflexiones Javi. Debe ser muy duro comenzar un torneo con sensaciones malas y saber reponerse tras una larga reflexión. Te animo a seguir en tu camino profesional porque seguro que alcanzarás el objetivo. Es simplemente seguir la línea de aprendizaje que nos inculcas en cada clase y que nos anima a sobreponernos y mejorar día a día. Como nos dicen siempre “eres lo que entrenas”. Animo Javi y “p’alante”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *