El golf como estilo de vida. Vivir jugando, jugar viviendo.

Este articulo ha  sido escrito por el psicólogo Julio Alvarez Mejías con mi colaboración. Julio es alumno de la  escuela. Como profesional, uno de sus campos de trabajo es el aprendizaje. Es un placer conversar con él sobre golf, psicología y aprendizaje cada semana. Esperamos que disfruten del artículo y saquen conclusiones constructivas para poder seguir creciendo como personas y deportistas.

El golf como estilo de vida.

La vida es un proceso mediante el cual experimentamos diversas situaciones que van desarrollando nuestras capacidades, actitudes e intereses, mediante conductas observables, construyendo nuestra personalidad que está en continuo cambio, ya que la vida es dinámica.

El golf como deporte se asemeja a la vida. Es un deporte individual, aunque se suele jugar acompañado. En él, nuestra evolución y rendimiento depende de nuestras aptitudes, habilidades, destrezas e intereses.

Es una actividad deportiva que se fundamenta en cuatro pilares fundamentales: físico, técnico, estratégico y psicológico. Cada uno de ellos es extrapolable a nuestro que hacer cotidiano.

En este artículo nos vamos a referir al ámbito psicológico, teniendo en cuenta que el eje de los distintos ámbitos es el técnico. Digámoslo de otra manera, no hay psicología, que por si sola, te haga mandar la bola donde quieres una y otra vez.

Tengo que decir que me siento muy afortunado de poder formarme técnicamente en Playgolf. Considero que su metodología sigue todos los pasos necesarios para un buen aprendizaje. Por ello, he decidido aportar mi granito de arena para implementar las enseñanzas técnicas de nuestros profesores.

El golf, es un deporte que exige un aprendizaje continuo como la vida. El Marco Europeo para la Educación en sus objetivos para el año 2020, prioriza el “Aprendizaje Permanente”, tanto en ámbitos formales (mediante currículos), no formales (actividades educativas fuera de lo escolar), informales (actividades de la vida cotidiana fuera de la escuela).

El golf como aprendizaje permanente cumple con las directrices europeas. Potencia y desarrolla capacidades, destrezas, habilidades y estrategias, que se pueden globalizar en el propio juego o extrapolar a nuestras vidas.

Gracias a nuestro desarrollo como golfistas, podemos aumentar nuestras competencias para una vida más armónica, produciendo lo que la psicología emocional define como BIS (Bienestar Individual Subjetivo).

A través nuestra diversas experiencias vitales en los distintos ámbitos: social, personal, laboral, familiar y deportivo, aprendemos. Por lo tanto, hablemos de aprendizaje.

Etapas del aprendizaje.

Desde la Programación Neuro Lingüística, partiendo desde Albert Bandura, como psicólogo cognitivo-conductual, el aprendizaje en cualquier aspecto de nuestra vida tiene lugar en cuatro etapas que conforman lo que se conoce como la curva del aprendizaje social de Bandura (Bandura, 1987):

Etapa 1º.- Incompetencia inconsciente (I.I. Inconsciencia). Yo no sé qué no sé. La persona no sabe hacer algo e ignora que no sabe hacerlo. Yo tuve mi primer contacto  con el golf mediante un “Bautismo de golf” y, hasta ese momento, carecía de información y experiencia en dicho Deporte. Corresponde al estado inicial (estado presente).

Etapa 2º.- Incompetencia consciente (I.C. Consciencia). Yo tomo conciencia de que no sé.Ya he visto jugar al golf y he comenzado a conocer , entender e intentar aplicar los movimientos pero con poco acierto. Reconozco que no tengo ningún dominio de los mismos. Es la etapa con un mayor crecimiento de aprendizaje, pero también la más estresante.

Se necesita un alto nivel de atención, concentración y un enfoque mental adecuado en armonía, para que no se produzcan bloqueos, debido a que en esta etapa el alumno/a intenta hacer algo que sabe que no puede hacer. A esto hay que sumarle que el resultado suele ser negativo, la bola no sale como esperamos.

Etapa 3º.- Competencia consciente (C.C. Consciencia). Sé que séConozco, comprendo y aplico los distintos pasos del swing. En esta etapa, el alumn@ continua con su practica consiguiendo encadenar todos los pasos con éxito, pero con un alto nivel de atención y consciencia en cada uno de ellos. El resultado del golpe es el esperado la mayoría de las veces.

Etapa 4º.- Competencia inconsciente (C.I. Inconsciencia). Soy.Conozco, comprendo y aplico los pasos del swing tanto en el entrenamiento como en el campo de golf. Los realizo sin la participación del consciente.

En esta etapa podríamos decir que el swing forma parte de la persona. Realiza un swing armónico sin ser consciente de la técnica, ya que la he asimilado en los estadios anteriores. Ha automatizado el encadenamiento de los movimientos del swing. Es capaz de repetir el golpe que quiere una y otra vez sin pensar en como lo hace.

Esto  produce placer debido a la superproducción de endorfinas. Estas son unas sustancias (Péptidos opioides endógenos) que produce nuestro cuerpo, de forma natural, para conseguir atenuar el dolor y/o producir una sensación de bienestar. Es por eso que las endorfinas son conocidas también como hormonas de la felicidad.

Todo fluye de manera sinérgica y  produce un Bienestar Individual Subjetivo. El Doctor Pedro Hernández en su libro “Los Moldes de la Mente: Más allá de la inteligencia emocional”, define el BIS, como  “Bienestar personal, individual y subjetiva, que cada uno/a tiene sobre el grado de satisfacción que le produce su vida en general”.

Todo aprendizaje ya sea de contenidos: conceptuales, procedimentales y actitudinales, han de seguir estas cuatro etapas. A veces ocurre que los objetivos de aprendizaje no se alcanzan por diversos motivos (profesorado, metodología, momentos de la vida, falta de motivación, frustración y muchos otros).

En muchos casos deberemos “desaprender” para volver a “aprender”, sobre todo si no hemos recibido una buena base conceptual ni adquirido unos buenos hábitos de entrenamiento (procedimental) desde el principio.

Se puede dar el caso que, encontrándonos ya en la fase 4, nos demos cuenta que necesitemos un ajuste en alguno de los movimientos. En ese momento volvemos a ser conscientemente incompetentes en esa parte, encontrándonos de nuevo en la fase 2.

No obstante, no empezamos de cero. Partimos con unos  conocimientos previos y recursos muchos más ampliados que la primera vez que visitamos la fase 2.

Esto implicará un ascenso mucho más rápido a la fase 3. Finalmente,  el ajuste se adherirá  a nuestro ser ,a nuestro swing, hasta encontrarnos de nuevo en la competencia inconsciente. No tengo que pensar.

Por lo tanto, a no ser que nos convirtamos en dioses de la perfección, siempre estaremos moviéndonos de la fase 4 a las 2 pasando por la 3 y volviendo a la 4. Esto es lo que sucede cada día cuando asistimos a clases con nuestros entrenadores en Playgolf.

El proceso de “desaprender” es de dirección inversa, hay que pasar de la etapa cuatro, a la etapa dos, para poder actualizar o recalibrar aquellas técnicas que no hemos conseguido adquirir desde la inconsciencia.

Este bucle de fases es lógico, ya que la vida es un continuo que está  en constante cambio y movimiento. Al ser el golf el deporte de la vida, su aprendizaje representa el cambio hacia el desarrollo integral de nuestro juego.

Figura 1. Curva de aprendizaje de Bandura. La gráfica representa las diferentes etapas del aprendizaje según Albert Bandura (1987): I.I., incompetencia inconsciente; I.C., incompetencia consciente; C.C., competencia consciente; C.I., competencia inconsciente.

Posicionamiento de las fases del aprendizaje.

Debemos marcar cuál es nuestro punto de inicio en términos golfísticos mediante la pregunta ¿Dónde estoy? (trabajar en tiempo real, el aquí y ahora).

De esta manera podremos tener una idea aproximada de nuestro potencial de aprendizaje, situarnos en una de las cuatro etapas y comenzar el camino.

Es muy importante que tracemos un plan de aprendizaje (hoja de ruta), creando siempre unos objetivos realistas. Para ello no podemos ayudar de las siguientes preguntas:

¿Dónde quiero estar? Y ¿dónde no quiero estar?

Existen personas que no saben dónde quieren estar, pero sí tienen claro dónde no quieren estar.

Respondiendo a estas preguntas puedes empezar a diseñar tu propia hoja de ruta (Plan de acción a seguir que muestra una secuencia detallada de pasos a modo de procedimientos a seguir, dentro del marco cronológico temporal, para conseguir un objetivo).

Para esto te recomiendo que te asesores de tus entrenadores. Estos ya han recorrido el camino que tu estas dispuesto a emprender y te ayudarán a ganar tiempo.

Concluyendo, el golf es un deporte que proporciona una oportunidad ideal para gestionar los obstáculos que entorpecen nuestra capacidad de aprender, rendir y disfrutar de la vida, tanto dentro como fuera del campo de golf.

Para aprovechar las oportunidades, el jugador/a de golf debe aceptar el desafío de jugar tanto con el consciente como con el inconsciente. Tiene que reconocer no sólo los obstáculos de búnker (obstáculo artificial), hazard (peligro-riesgo), fuera de límites, agua frontal o/y lateral, sino también sus limitaciones y potencialidades mentales.

Nuestro objetivo sería  desarrollar estrategias y hábitos que nos ayuden a mejorar nuestro BIS (Bienestar Individual Subjetivo), mediante la producción de endorfinas, para conseguir un desarrollo integral excelente, que produzca un bienestar en el campo y en nuestra vida cotidiana.

Endorfinas.Psique. Golf.
Julio Álvarez Mejías.
Psicólogo.
“Vivo jugando, juego viviendo”

 

PlayGolf.Escuela de Golf.
Javier Garzón.
Profesor de PlayGolf. Escuela de Golf.
“Soy lo que entreno”

Referencias

Aljoscha A. Shwarz y Ronald P. Schweppe (2009). Guía fácil de PNL. Técnicas básicas para comprender y practicar la programación neurolingüística en la vida diaria. Barcelona. Ediciones Robinbook.

Bandura, A. (1987). Pensamiento y Acción: Fundamentos sociales. Barcelona, España: Ed. Martínez Roca.

Carrión, S. (1996). Curso de Practitioner en PNL: El estudio de la estructura de la experiencia subjetiva. Madrid. Mandala Ediciones.

Carrión, S. (2014). Curso de Máster en PNL: Técnicas avanzadas de programación neurolingüística. Barcelona, España: Ed. Obelisco.

Hernández, Pedro (2002). Los Moldes de la Mente: Más allá de la inteligencia emocional. Tenerife: Tafor Publicaciones S.L.

Mumford, J y Diez A. Cómo equilibrar tu vida y darle más sentido con el coaching (2008). Ediciones Granica. Barcelona.

O’Connor, J. y Seymour, J. (2007). Introducción a la PNL (8ª Ed). Barcelona, España: Ed. Urano.
Teasdale, John; Williams, M; Segal Z (2015). El camino del mindfulness. Editorial Paidós. Espasa libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *